La Capilla Sixtina

Abrir anuncio

LA CAPILLA SIXTINA

JUAN JOSÉ MORALES

Decir que hay una epidemia de obesidad en el mundo no es una exageración. De hecho, ya puede hablarse de pandemia, pues ese es un problema que afecta a todos los países, sin excepción, y está alcanzando niveles que hace unas décadas pocos habrían imaginado. De acuerdocon un estudio recientemente publicado en la revista médica británica The Lancet, hoy día el adulto promedio, en cualquier lugar del mundo, tiene en términos generales tres veces más probabilidades de padecer obesidad o sobrepeso que en 1975.

Se estima que cada año en el mundo mueren unos tres millones de personas a consecuencia de problemas médicos derivados del exceso de peso o la obesidad, que según la Organización Mundial de la Salud ya se han convertido en la quinta causa posible de muerte en el mundo.

El estudio, realizado por un grupo de médicos de diferentes naciones, es del tipo que se conoce como metaestudio. Es decir, examinó los datos reunidos en un total de casi 1 700 investigaciones a lo largo de 40 años en cerca de 190 estudios y que abarcó a más de 19 millones de personas.

Desde luego, si bien la obesidad aumentó en todas partes –lo mismo en países donde hay abundantes alimentos y la población goza en general de un alto nivel de vida que en naciones muy pobres azotadas por la desnutrición y el hambre-, los incrementos fueron mucho más acentuados en algunos países que en otros. En Corea del Norte, por ejemplo, en 1975 sólo el 1% de los habitantes podía catalogarse con problemas de obesidad o sobrepeso, y en la actualidad ya está en tal situación el 2,8%. Por el estilo andan las cosas en Japón, donde en el mismo período se pasó de 1,1% a 3,3%, lo cual también puede juzgarse como un aumento moderado. En cambio, en ciertos países insulares del Pacífico -Samoa, Tonga y Tuvalu-, las tasas de obesidad y sobrepeso, que ya de por sí eran altas, pasaron del 10% al 30%.

Un caso realmente impresionante es el de China, el país más poblado del mundo, que de un bajísimo 0.5% de adultos obesos o excedidos de peso en 1975, saltó a un 8% cuatro décadas después, lo cual implica 16 veces más.

En el caso particular de México, en 1975 el 9,6% de las personas tenían problemas de obesidad o sobrepeso. Para 2014, eran ya el 28,1%; más de la cuarta parte de la población. O, dicho en otros términos, en ese lapso se triplicó el porcentaje de mexicanos con obesidad o sobrepeso. El incremento fue mayor que en Estados Unidos, país tradicionalmente considerado obeso, donde las cifras para tales años fueron, respectivamente, de 12,1% y 31,2%. A este paso, si no se hace algo para evitarlo, pronto alcanzaremos y rebasaremos a nuestros vecinos.

En números absolutos, según el estudio a que nos referimos, hay en el mundo actualmente 641 millones de gordos, comparados con 105 millones en 1975. Esto es, su número se multiplicó más de seis veces. Y el problema afecta sobre todo a las mujeres, de las cuales hay 375 millones en esa situación, contra 266 millones de hombres.

Ya desde hace algún tiempo la Organización Mundial de la Salud ha manifestado su preocupación por esta epidemia, y se ha fijado la meta de tratar de que en 2025 se detenga la tendencia. Pero tal como van las cosas, parece que no podrá lograrse, salvo que los gobiernos hagan esfuerzos extraordinarios y la gente cobre conciencia de lo que esos kilos de más representan en cuanto a riesgos para su salud y su vida.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.educacionyculturacancun.mx    

LA MIRILLA

LA CAPILLA SIXTINA

PUBLICIDAD

  • Veterinaria
  • notaria2
  • scissors2