El Bestiario

Abrir anuncio

EL BESTIARIO

SANTIAGO J. SANTAMARÍA

El recuento de víctimas de la ola de incendios de California había subido el miércoles a 21 muertos, alrededor de 180 heridos y más de 20.000 personas desplazadas que permanecían fuera de sus casas. Un total de 22 incendios siguen activos en el Estado de norte a sur en una de las peores temporadas en años recientes. La cifra de fallecidos, la mayoría por inhalación de humo, podría subir en las próximas horas porque aún hay más de un centenar de personas con las que sus familiares no consiguen contactar. El presidente de EE UU, Donald Trump, aceptó la petición de declaración de estado de emergencia para movilizar recursos federales contra el fuego. “Las casas han desaparecido, se han convertido en polvo. Es como si nos hubieran tirado una bomba nuclear”

El mayor desastre se concentraba en Santa Rosa, a una hora en coche al norte de San Francisco, en la zona rural, rica y vinícola de Mendocino, Sonoma y Napa. Barrios enteros de chalés han sido reducidos a cenizas, una casa tras otra. Alrededor de 3.500 edificios, entre casas y negocios, han sido afectados. El fuego había consumido hasta el miércoles 11.000 hectáreas. El total provisional de superficie quemada en California estos días se calculaba en 68.000 hectáreas hasta el miércoles por la mañana.

El fuego de Santa Rosa empezó el domingo pasado. Los vientos secos del interior lo hicieron crecer tan deprisa que el lunes ya se contaba una decena de muertos. Hasta el miércoles por la mañana ese fuego había matado a 11 personas. Es el más mortífero desde que uno en San Diego mató a 15 personas en 2003 y el sexto con más víctimas desde que hay registros. Los otros fallecidos son tres en Mendocino, dos en Napa y uno en Yuba, todos condados vecinos a Sonoma.

La oficina sheriff del condado de Sonoma recibió hasta el martes más de 200 informaciones de personas con las que no era posible contactar. Hasta el miércoles por la mañana habían encontrado a 45. La cifra es alta porque el fuego ha destruido comunicaciones, postes de la luz y torres de telefonía móvil. El sheriff del condado se mostró confiado en que la mayoría serán eventualmente localizados.

La devastación en Sonoma era especialmente dramática en el barrio residencial de Coffey Park, donde literalmente no quedaba nada en pie. “Las casas han desaparecido, se han convertido en polvo”, decía a France Presse Jack Dixon, que ha vivido en la zona dos décadas. “Es como si nos hubieran tirado una bomba nuclear”. Las imágenes aéreas muestran que no es una exageración. Todavía hay 5.000 casas amenazadas.

 

El humo puede dañar las delicadas uvas de Napa que aún esperan ser recogidas, afectaría a su sabor

Los incendios forestales han dañado o demolido al menos 13 bodegas del Valle de Napa, según el grupo de viticultores Napa Valley Vintners. Pese a que el fuego no ha arrasado con todos los viñedos, los expertos dicen que el humo puede dañar las delicadas uvas que aún esperan ser recogidas, ya que el humo afectaría a su sabor y echaría a perder las próximas reservas de vino. Napa, Sonoma y los condados adyacentes representan el 12% del vino producido en California, pero acogen las uvas más valoradas del Estado, según los expertos. Las ventas de los vinos californianos suman casi 32.000 millones de dólares al año (27.000 millones de euros). California es el cuarto productor mundial de vino después de Francia, Italia y España, según la encuesta económica del Wine Institute de 2015.

El martes, un cambio en el tiempo que empezó a traer vientos húmedos de la costa en vez de secos del interior dio un respiro a los bomberos. Pero el mismo tipo de viento que convirtió el incendio de Santa Rosa en una trampa mortal se esperaba para el miércoles y jueves por la mañana. Las previsiones indican vientos del interior de hasta 80 kilómetros por hora y apenas un 10% de humedad, por lo que los fuegos pueden extenderse rápidamente. “La posibilidad de fuegos que puedan crecer exponencialmente como estos, en un periodo de tiempo muy corto, está ahí”, dijo Lynne Tolmachoff, portavoz del departamento Forestal de California. El comandante de lucha contra incendios estatal, se lo dijo a unos 200 bomberos en Sonoma con estas palabras: “Nos enfrentamos a unos monstruos importantes”, según Los Angeles Times.

 

En las redes sociales los visitantes de Disneyland compartían fotos del cielo completamente rojo cubriendo el parque

Mientras, el otro incendio que más preocupa a los servicios de emergencia parecía dar una tregua el martes por la noche. El incendio de Anaheim, al sur de Los Ángeles (y a 720 kilómetros del incendio de Santa Rosa), estaba controlado en un 45%. En las redes sociales los visitantes de Disneyland, que se encuentra en esta localidad, compartían fotos del cielo completamente rojo cubriendo el parque. La calidad del aire en todo el valle de Los Ángeles se vio afectada. El fuego había consumido 3.200 hectáreas hasta el miércoles.

“El calor ‘quema’ a los negacionistas, suspendidos vuelos en EE UU, 50 grados en Phoenix, el Parque de Doñana en España, una hoguera”, titulábamos en otra columna EL BESTIARIO el pasado 26 de junio… No es la primera vez que los aviones sucumben a estas elevadísimas temperaturas -en 1990 ya se produjeron cancelaciones- pero que el fenómeno se repita con mayor frecuencia es un ejemplo de los efectos indeseados que está padeciendo el planeta. Lo vivido esta primavera en el mundo es un mal augurio, este verano será más caluroso y seco de lo normal, y España no se va a librar. El ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha advertido de que estamos a las puertas de la peor sequía. Los agricultores ya lo han comprobado. Dan por perdida la mitad de la cosecha de cereales. Al bochorno se suma la ausencia de lluvias, una combinación letal que propicia los incendios. Tras el terrible fuego que azotó hace pocos días el concejo de Pedrógão Grande (Portugal), con 64 víctimas mortales y 40.000 hectáreas de bosque arrasadas, este fin de semana las llamas han prendido en el entorno del Parque Nacional de Doñana, un enclave declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La sequía se hace notar también en los sedientos pantanos, cubiertos por una manta de terrones de arcilla.

 

Medio centenar de vuelos, que tenían como origen o destino el aeropuerto de Phoenix, suspendido por culpa de las altas temperaturas

Por mucho que se empeñe Donald Trump y su corte de negacionistas, el cambio climático envía señales cada vez más potentes. El presidente estadounidense no necesita ir muy lejos para comprobarlo. Arizona ha experimentado estos días un calor tan intenso que ha impedido incluso operar a los aviones. Medio centenar de vuelos, que tenían como origen o destino el aeropuerto de Phoenix, ha sido suspendido por culpa de las altas temperaturas, que han alcanzado los 50 grados centígrados (algunas aeronaves solo aguantan hasta los 48). Con este calor abrasador el aire se expande y se vuelve menos denso y más delgado, de modo que los aviones necesitarían una pista mucho mayor para tomar velocidad de despegue.

No es la primera vez que los aviones sucumben al calor (en 1990 ya se produjeron cancelaciones) pero que el fenómeno se repita con mayor frecuencia es un ejemplo de los efectos indeseados del intenso calor que está padeciendo el planeta. La ola de elevadísimas temperaturas durante la primavera es un mal augurio. Este verano será más caluroso y seco de lo normal, y España no se va a librar. El ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha advertido de que estamos a las puertas de la peor sequía. Los agricultores ya lo han comprobado. Dan por perdida la mitad de la cosecha de cereales.

A las altas temperaturas se suma la ausencia de lluvias, una combinación letal que propicia los incendios. Tras el terrible fuego que azotó hace pocos días el concejo de Pedrógão Grande (Portugal), con 64 víctimas mortales y 40.000 hectáreas de bosque arrasadas, este fin de semana las llamas han prendido en el entorno del Parque Nacional de Doñana, un enclave declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La sequía se hace notar también en los sedientos pantanos, cubiertos por una manta de terrones de arcilla.

 

Si la temperatura subiera tres grados, en el sur de España no se podría desarrollar la agricultura generalista, saharización de Europa

Desde 1965 esta ha sido la primavera más cálida en España, con 1,7 grados más que la media habitual. La subida del termómetro hace prever continuadas olas de calor en todo el Mediterráneo. De hecho, los investigadores predicen la saharización del Viejo Continente. Si la temperatura subiera tres grados, en mitad del sur de España no se podría desarrollar la agricultura generalista.

Con este panorama, quedan pocas duras de que el planeta atraviesa por una fase muy peligrosa. El calentamiento global es imparable. No se vislumban barreras de contención eficaces. La Unión Europea (UE)  se ha comprometido a desarrollar un paquete de medidas para cumplir los objetivos climáticos y de energía. El plan 20-20-20 para 2020 (20% de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, respecto a los niveles de 1990; el uso de un 20% de energías renovables en la UE, y un 20% de mejora de la eficiencia energética) será insuficiente ante los colosales retos del cambio climático. La torpeza de algunos políticos (con Trump a la cabeza) de ignorar el Acuerdo de París y hacer oídos sordos a los informes que, según Greenpeace, avalan del 97% de los científicos, saldrá caro.

 

El viento da una tregua al incendio de Doñana, que permanece activo, muere un lince tras ser evacuado por el fuego

Un reguero enorme de pinos quemados recorre la carretera que une los municipios onubenses de Mazarrón y Matalascañas. A un lado está el mar; al otro, el parque natural de Doñana. Este rastro negro (a ambos lados de la carretera) es la marca que ha dejado el gran incendio forestal que desde el sábado por la noche tiene en jaque a los servicios de extinción de Andalucía y del Ejecutivo central. Un millar de personas permanecen desalojadas de sus hogares.

El viento, que fue clave durante el fin de semana en la extensión del grave incendio, ha dado una tregua este lunes por la mañana. Y los servicios de extinción andaluces, el Infoca, son optimistas, aunque cautelosos, porque no se fían de las rachas.  Este lunes por la mañana había tres frentes. Los tres están ya perimetrados. Incluido el de la zona norte que aún está activo. Este último está dentro del parque natural. El menor viento y calor hacen que las perspectivas no sean malas. El Infoca, con el apoyo de la Guardia Civil y agentes autonómicos de la policía nacional, son los encargados de la investigación para determinar el origen del fuego.

Pese a la gran extensión de pinos quemados, el fuego no ha llegado a entrar en el parque nacional, la zona más protegida. Las más de 100.000 hectáreas del Espacio Natural de Doñana se dividen en dos zonas: el parque natural y el parque nacional (la joya de este espacio). Las llamas se han quedado a las puertas de esa última zona. Y también a las puertas, literalmente, de Matalascañas y Mazarrón.

                                                                    

Las llamas obligaron a evacuar a 2.000 personas, el frente está activo en el camping de Doñana y en el Parador de Mazagón

Centenares de efectivos han trabajado por tierra durante toda la noche del domingo al lunes para tratar de controlar el incendio forestal declarado en el suroeste de España. Las llamas obligaron el domingo a evacuar a 2.000 personas pero los efectivos ya han conseguido controlarlas en el frente que está activo en el camping de Doñana y en el Parador de Mazagón. Los especialistas sospechan que el fuego no fue originado por causas naturales. Los agentes del Infoca especializados en la investigación de los incendios ya están trabajando para determinar las causas del siniestro, que comenzó el sábado a las 21.30 en una zona de pinos e invernaderos. Cuando concluyan su informe y si encuentran algún indicio delictivo, se lo remitirán al Seprona de la Guardia Civil.

El consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Fiscal, ha contado a primera hora de la mañana a Onda Cero que durante la noche los bomberos han perimetrado los dos frentes y ha precisado que la zona que ha ardido es "el colchón que protege la joya que es Doñana”. Fiscal se ha declarado prudente pero ha añadido que “las perspectivas son buenas” sobre la evolución del fuego, que esperan poder tener controlado a lo largo del día. Las carreteras, que el fin de semana se tuvieron que cortar, han sido reabiertas. El cierre de dos de ellas hizo que se quedaran aisladas durante algunas horas unas 50.000 personas en Matalascañas, un turístico municipio.

Tanto la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, como el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se han vuelto a desplazarse hoy hasta el puesto de mando avanzado instalado en Mazagón para seguir in situ las tareas. “Vamos a llegar al límite para saber qué ha pasado aquí y por qué se ha producido este incendio, vamos a exigir que se depuren responsabilidades al máximo”, ha señalado Díaz. Zoido, por su parte, ha mostrado un “un moderado y razonable optimismo”. Por otro lado, una de las hembras de lince ibérico del centro de cría en cautividad de El Acebuche de Doñana murió el domingo por la tarde tras ser desalojada a causa del incendio. Se llamaba Homer y, según fuentes del centro, falleció como consecuencia del estrés sufrido durante la captura y el transporte.

 

El humedal más importante de Europa, por el que cada invierno pasan alrededor de medio millón de aves de 150 especies diferentes

 Doñana no solo es un espacio natural protegido por la legislación nacional y andaluza y reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad desde 1994. Tampoco es solo el humedal más importante de Europa, por el que cada invierno pasan alrededor de medio millón de aves de 150 especies diferentes. Ni es solo el hogar de algunas emblemáticas especies en peligro como el águila imperial y el lince ibérico, a las que los esfuerzos de las últimas décadas han conseguido salvar de la completa extinción. Doñana es un símbolo de la resistencia ante las amenazas.

Desde los orígenes de su protección -que se remontan al 30 de diciembre de 1963- ha tenido que defenderse del hombre. Porque Doñana, a diferencia de otras grandes reservas naturales ubicadas en zonas despobladas, vive cercada por el ser humano y sus actividades. Aquel 30 de diciembre de 1963 se cerró la compra -capitaneada por la organización ecologista WWF-de más de 6.700 hectáreas del antiguo coto por 33 millones de las antiguas pesetas. Luego, se cedió al CSIC y se creó la Estación Biológica de Doñana. Y en 1969 la dictadura de Franco lo declaró parque nacional.

Aquella compra de los terrenos a varios propietarios se hizo ante la amenaza de la expansión de los arrozales, la plantación de eucaliptos y algún proyecto turístico. Más de medio siglo después, las amenazas siguen viniendo casi desde el mismo lugar. El uso descontrolado del agua -según ha advertido en varias ocasiones la Unesco- es una de las más importantes. Doñana es agua, en forma de marismas y lagunas. Por eso es esa gran área de descanso invernal para tantas aves. El espacio vive del agua superficial y también de la subterránea, que se guarda como en un depósito en el denominado acuífero 27. Pero el descontrol en el crecimiento de la agricultura desde los años ochenta del pasado siglo y de las captaciones ilegales de agua pone en peligro este espacio protegido.

La Junta de Andalucía y el Gobierno han acordado un plan de acción -con cierre de pozos y eliminación de hectáreas de cultivos- tras años de inacción. Pero su aplicación está despertando las protestas del potente sector agrícola de la zona, una importante industria basada en los frutos rojos, como la fresa. Ese plan de ordenación de los usos del suelo y del agua se circunscribe a la llamada corona forestal de Doñana. Y Moguer, el municipio onubense donde se inició el sábado el fuego, forma parte de ese plan. Las llamas comenzaron junto a una zona de invernaderos y a unos cinco kilómetros del borde del espacio protegido.

Doñana cuenta en este momento con 108.000 hectáreas protegidas. Están repartidas, casi a partes iguales, entre el llamado parque natural y el parque nacional, la zona de mayor protección. Las llamas ayer ya habían afectado al parque natural y los numerosos servicios de extinción desplazados a la zona luchaban para que el fuego no entrara en el parque nacional, el corazón de este símbolo de la resistencia.

 

‘Brisa’ y ‘Brezo’ fueron los primeros linces ibéricos nacidos en cautividad, la gran esperanza para el felino más amenazado del planeta

Doñana y el lince son casi inseparables. En el centro de cría en cautividad de El Acebuche, ubicado en el espacio natural, arrancó el programa de recuperación de esta especie a principios de siglo, cuando la situación era dramática. Y allí nació en 2005 la primera cría en cautividad. El domingo, cuando el fuego de Moguer estaba desatado, las llamas amenazaron a El Acebuche. Y llegó la orden de desalojo. Los responsables del centro lograron capturar a 14 ejemplares (cinco crías y nueve adultos) para evacuarlos. Pero no a otros 13 adultos. Como establece el protocolo, se abrieron las verjas del centro para que, en el caso de que llegara el fuego, estos 13 linces pudieran escapar.  El programa de cría en cautividad confirmó la noche del domingo este relato. Y anunció la muerte de una de las hembras que se había logrado atrapar y evacuar, “posiblemente por el estrés” que sufrió durante el traslado.

“Brisa y Brezo cumplen 100 días”, titulaban varios periódicos españoles a principios del mes de julio del 2005. Son los primeros linces ibéricos nacidos en cautividad. La gran esperanza para el felino más amenazado del planeta, con menos de 200 ejemplares. Los primeros cachorros de un plan de cría que persigue soltar ejemplares en libertad a partir de 2010...

Fue una fría noche de enero con luna llena cuando Saliega (más conocida como Sali) y Garfio alcanzaron la plenitud de su cortejo. Llevaban dos días de cópulas, encuentros llenos de violencia vital cada dos o tres horas, apareamientos de dos o tres minutos. Sali fue recogida en Sierra Morena en 2003. Con un mes. Su futuro era incierto. Pertenecía a una camada de tres cachorros y los expertos han observado que es muy raro que salgan adelante más de dos crías en la naturaleza. Garfio fue capturado con tres años en la misma sierra y en el mismo año para ser incorporado al plan de cría en cautividad. Ella, nerviosa y malencarada al principio de llegar al centro de El Acebuche, en el parque nacional de Doñana; compensa sus escasas dotes para la caza con una gran capacidad de adaptación. Él, un apuesto macho noblote, a pesar de su nombre de pirata, de gran confianza en sí mismo y enorme paciencia, como demostró seduciendo el invierno pasado a la loca de Esperanza, recogida del campo de Doñana con sólo cinco días y criada a biberón en el zoo de Jerez de la Frontera.

 

‘Garfio’ comenzó a maullar reclamando a las hembras, ‘Sali’ y ‘Esperanza’ también iniciaron los maullidos, estaban preparadas

El equipo de personas encargado de poner en marcha este delicado y complicado plan de cría en cautividad del lince ibérico (Lynx pardinus) había depositado muchas ilusiones en Garfio desde el principio. Fue el primer macho que llegó a El Acebuche; un día de Nochevieja, el 31 de diciembre de 2003. Un año después, a mediados de diciembre, Garfio comenzó a maullar reclamando a las hembras. El 10 de enero, Sali y Esperanza también iniciaron los maullidos, dando a entender que estaban preparadas. Garfio ya conocía a Esperanza. En febrero del año pasado mantuvieron un idilio y compartieron habitáculo 15 días. En los dos meses siguientes al encuentro, Esperanza aumentó su apetito y comenzó a utilizar el cajón paridera. Tuvo un embarazo psicológico. Este pasado invierno, una hembra de gran expresividad y un año más joven le iba a arrebatar su macho. Garfio enseguida mostró sus preferencias por Sali, que quizá le oliera más al monte bajo de Sierra Morena, su tierra natal.

El 18 de enero se formalizó el noviazgo. El 21 estuvieron todo el día muy juntos, incluso durmieron muy cerca. El 24 fue una noche preciosa y blanca, de mucho frío y luna llena. Sali quedó preñada en estos encuentros. Ahí terminó la misión paternal de Garfio. Ahí terminó su compromiso con la familia. Y en pleno estallido de primavera, el 28 de marzo al atardecer, 64 días después de la primera cópula, Sali trajo al mundo de El Acebuche tres preciosos cachorros. Esperanza volvió a dar este invierno altos niveles de progesterona; otro año sola, con embarazo psicológico.

En esos momentos, el planeta felino de El Acebuche estaba integrado por 10 linces (cuatro machos y seis hembras, tres de ellas en edad reproductora); en el zoo de Jerez habitan otras dos hembras y un macho, los tres de poco más de un año de edad, listos para sumarse al plan de cría en cautividad (programa de conservación ex situ lo llaman los biólogos; para diferenciarlo de todas las actuaciones en la naturaleza, in situ, encaminadas a salvar esta especie, ahora la más emblemática de la fauna ibérica amenazada).

 

“Se comporta como una madraza, dando de mamar y acicalando a sus cachorros con cuidado desde el primer instante”

Astrid Vargas, directora de este programa, cuenta el gran cambio que ha dado Sali con la maternidad: “Se ha tranquilizado mucho, ha mejorado sus dotes de caza y se comporta como una madraza, dando de mamar y acicalando a sus cachorros con cuidado desde el primer instante. Nos habíamos preparado a fondo; hicimos un taller de veterinaria sobre partos complicados, hicimos hasta prácticas con un muñeco, previendo cualquier contratiempo. Nos habían advertido de que entre los felinos salvajes criados en cautividad, en el 50% de las madres primerizas se producen casos de canibalismo, por estrés o falta de experiencia. Pero todo fue bien”.

El equipo estaba loco de contento con la respuesta de Sali y Garfio, y sus tres pequeños, bautizados como Brezo, Brisa y Brezina. Se ha acordado poner a las crías nombres que comiencen por la misma letra según el año y por orden alfabético; los nombres de los que nazcan en 2006 empezarán por C, y los de 2007, por D; los cachorros capturados en otoño de 2004 para incorporarlos al programa tienen la inicial A: Aliaga, Adelfa, Almoradux, Artemisa y Alhucemas. Sali eligió para el alumbramiento un cajón adaptado a un tronco hueco situado en medio del cercado de 550 metros cuadrados en el que vive y que imita su hábitat natural, una aproximación al bosque mediterráneo con lentisco, jaguarzo, aliagas, acebuche y algunos pinos; prefirió ese tronco a las parideras cerradas, artificiales, acondicionadas para facilitar cobijo e intimidad a los animales.

Se les dejó tranquilos. En las primeras semanas no hubo intervención humana (“actuaciones invasivas” las llaman los biólogos) en el desarrollo de los pequeños. El objetivo es doble: aprender lo máximo con la mínima intervención posible y conseguir animales que se comporten del modo más natural posible, sin problemas para desarrollar posteriormente una vida en libertad. Por supuesto, nada de biberones, nada de visitas de cámaras y periodistas que les estresan. Por ese motivo, el de preservar la vida privada de la nueva familia, las fotografías de este reportaje han sido facilitadas por el Ministerio de Medio Ambiente y la Junta de Andalucía (instituciones que avalan este programa ex situ). Nada de paparazzi. Necesitan tranquilidad. Hasta que los pequeños no contaban 22 días no actuó el ser humano; entonces se entró para conocer el sexo de los cachorros y pesarlos. Brezo dio 810 gramos. Brezina, 790. Brisa, 610.

 Y hasta que no cumplieron 28 días no se les hizo el primer retrato. Ahí los tres, como peluches, asomados en la corcha, Brezo, Brisa y Brezina. Toda una primicia, a la que se dedicó gran despliegue informativo. Qué lindos gatitos. Vida familiar feliz, con Sali comiendo tras el parto hasta tres conejos diarios, que sus cuidadores le suelen soltar vivos, para que no pierda el instinto depredador. La dieta de un lince en libertad se compone en un 90% de conejo, generalmente uno diario, plato que puede completar con perdices, codornices…

Los cuatro, cómodos y satisfechos. Y los criadores, enormemente contentos. Detrás de los grandes gatos manchados hay un equipo preparado y cosmopolita: Astrid Vargas, de madre española y padre puertorriqueño, que ha conseguido un gran éxito en su carrera, la salvación del turón de patas negras en EE UU; quedaban sólo 10 (seis en cautividad y cuatro en la naturaleza), y ella y su equipo lograron que nacieran 5.000 en cautividad en 15 años, de los que soltaron más de 2.000 en 10 áreas distintas; luego, Vargas ha trabajado con lemures en Madagascar y en la creación de una reserva en la zona norte de esta isla. Juana Bergara, cuidadora principal de los linces, uruguaya criada en Suecia, con amplia experiencia en la cría de felinos. Fernando Martínez, veterinario curtido con el gato montés. Luis Díez Klink, un todoterreno que lleva la parte técnica y administrativa y ha trabajado en EE UU, Tanzania y República Dominicana. José Rodríguez Llanes, veterinario encargado de estudiar el comportamiento de los linces a partir de exhaustivos listados de lo que hacen las 24 horas. Y David Rodríguez, el biólogo voluntario más fijo, incansable y apasionado.

 

“El plan partía con un principio claro: trabajar en sintonía con la mejora del hábitat y de las poblaciones en libertad”

El Acebuche es el ‘Gran Hermano’ felino. Nada menos que 24 cámaras vigilan los movimientos de los 12 animales, día y noche, pues están dotadas con infrarrojos. Seis de esas cámaras se centran en la nueva familia; dos son cámaras robotizadas, con un potente zoom y giro de 360 grados, que permiten, mediante control remoto, enfocar con detalle a los lincitos en cualquier rincón. Continuamente hay una persona observando lo grabado para advertir cualquier anomalía y anotar lo que pasa. Es la manera de aprender lo máximo posible del comportamiento de estos esquivos animales. Para satisfacer la curiosidad del público, lo más interesante se emite en directo en una pantalla colocada en el centro de recepción de El Acebuche, a unos centenares de metros de distancia, uno de los principales puntos de encuentro de los visitantes del parque nacional de Doñana. Gran Hermano.

No era de extrañar tanta alegría en el equipo: por primera vez se lograba la cría en cautividad de linces ibéricos. Por otra parte, es la única de las cuatro especies de linces que no se había reproducido hasta ahora así, entre vallas. Las otras tres son el lince euroasiático o boreal (Lynx lynx), el rojo (Lynx rufus) y el canadiense (Lynx canadensis). Tan bien se reproducen esas otras especies, que algunos zoológicos europeos y americanos incluso han tenido que recurrir a métodos anticonceptivos para frenar su expansión. Pero en el lince ibérico, Brisa, Brezo y Brezina son una novedad, una exclusiva absoluta. El gran gato ibérico es además el más desafortunado de toda la familia lincera. Tiene el triste título de ser el felino más amenazado del mundo, según la UICN (Unión Mundial para la Naturaleza). Mientras que las otras tres especies no están globalmente amenazadas, e incluso se permite su caza y comercio regulado de pieles (sólo en Rusia viven 40.000 linces boreales), del nuestro, para muchos el más guapo de cara, el de rasgos mejor dibujados, quedaba sólo un millar a finales de los años ochenta, y ahora se calcula que la población ha entrado ya en el límite de lo viable: entre 150 y 200 ejemplares, distribuidos -aparte de que pueda haber algún animal suelto en otra comunidad o Portugal- en dos núcleos separados, Doñana y Sierra Morena. Cantidad tan exigua es ya el filo mismo de la extinción. Además, siguen muriendo por atropellos de forma preocupante: el pasado septiembre cayó un ejemplar junto a Doñana; en abril, otro en Andújar.

Se ha llegado a una situación tan desesperada a pesar de que el Ministerio de Medio Ambiente ha invertido en la conservación del lince unos 16 millones de euros entre 2000 y 2005; y el presupuesto global de la Junta de Andalucía, apoyada por fondos LIFE europeos, para estos proyectos desde el año 2000 ha ascendido hasta 14 millones de euros. Treinta millones en total, la mayoría de los cuales se han destinado a labores de mejora de hábitat y protección de las dos poblaciones existentes.

Tras muchos años de desacuerdos, borradores, planes, zancadillas, comisiones para coordinar otras comisiones, enfrentamientos institucionales y personales, por fin en junio de 2003 el Ministerio de Medio Ambiente y la Junta de Andalucía firmaron un acuerdo; en noviembre de 2003, Astrid Vargas se trasladó con su familia a vivir a Matalascañas, junto a Doñana, y a comienzos de 2004 echaba efectivamente a andar el programa de cría en cautividad del lince, aunque ya se habían hecho varios intentos desde 1992, año en el que se construyeron las instalaciones de cría. El plan partía con un principio claro: trabajar en sintonía con la mejora del hábitat y de las poblaciones en libertad, algo en lo que siempre insistió el gran experto de linces ibéricos, el conocido biólogo Miguel Delibes.

Cuando la población es además tan pequeña, otro gran riesgo para el futuro de la especie es la consanguinidad, la escasa variabilidad genética. Por eso, Vargas insiste mucho en que el programa de cría pone especial cuidado en mantener esa diversidad y en evitar la domesticación; así es como se prepara una especie para que salgan ejemplares sanos y enfrentarse a los peligros de la naturaleza, especialmente epidemias. El equipo de expertos ha calculado que para mantener un 85% de la diversidad ahora existente durante 30 años necesitan contar con 60 ejemplares aptos para reproducirse…

 

“El poder de la mater terrae, de la tierra madre que acabará vengándose de sus indistintos violadores”, escribe José Manuel Caballero Bonald

“El maldito fuego. Doñana me proporcionó la primera noción sensitiva de una tierra inviolable”, escribe José Manuel Caballero Bonald. Premio Cervantes de Literatura de 2012, ha escrito gran parte de su obra teniendo presente al coto de Doñana como metáfora. ‘Ágata ojo de gato’ (1974) es su novela más representativa en ese sentido…

“Desde donde ahora escribo veo las dunas y pinares del litoral atlántico de Doñana. No logro distinguir el maldito fuego que está penetrando por sus lindes occidentales, pero es como si percibiera la bocanada de la devastación. Hasta donde alcanza mi memoria, Doñana me proporcionó la primera noción sensitiva de una tierra inviolable, favorecida por los dioses, a la que nadie podría nunca mancillar. Ya se sabe que esas conjeturas infantiles son también las que se alojan en la memoria de un modo más perseverante. Sin duda que todo eso es bastante libresco, pero se ha ido traspasando sin ningún menoscabo a quien sucesivamente he sido.

El fuego ha sido para Doñana uno de sus incontables peligros históricos, acaso el más devastador junto al aprovechamiento ilegal de los acuíferos. El fuego viene a ser, por razones de cercanía literaria, la imagen del infierno. Dicen los últimos pobladores legítimos de Doñana que hay algo aquí que puede más que toda asechanza destructiva: el poder de la mater terrae, de la tierra madre que acabará vengándose de sus indistintos violadores. Quiero creer que todo eso es razonablemente posible”.

Los incendios de California ‘asfixian’ a los negacionistas del cambio climático, hay más de 100 desaparecidos. El recuento de víctimas de la ola de incendios de California había subido el miércoles a 21 muertos, alrededor de 180 heridos y más de 20.000 personas desplazadas que permanecían fuera de sus casas. Un total de 22 incendios siguen activos en el Estado de norte a sur en una de las peores temporadas en años recientes. La cifra de fallecidos, la mayoría por inhalación de humo, podría subir en las próximas horas porque aún hay más de un centenar de personas con las que sus familiares no consiguen contactar. El presidente de EE UU, Donald Trump, aceptó la petición de declaración de estado de emergencia para movilizar recursos federales contra el fuego. “Las casas han desaparecido, se han convertido en polvo. Es como si nos hubieran tirado una bomba nuclear”.

@SantiGurtubay

www.educacionyculturacancun.mx    

LA MIRILLA

No result.

LA CAPILLA SIXTINA

PUBLICIDAD

  • Veterinaria
  • notaria2
  • scissors2